Eta zuk... kontrolatzen al duzu?.

2010-01-20

Herritarren opioa

Esta primavera, la visión de la finca era espectacular. Veinte hectáreas cubiertas de hermosas flores de color malva, justo al lado de la autopista, en la frontera entre Álava y La Rioja. Un cultivo tan hermoso como inusual. Si el viajero detenía el coche para husmear entre las plantas descubría dos cosas: una, que las hermosas flores nacían de una cápsula, como un sonajero. La otra, que un vehículo de la Ertzaintza patrullaba incesantemente la finca. ¿Por qué?
Porque la hermosa flor de la finca no era otra cosa que amapola, la adormidera oriental de la que sale el opio con el que se hace la heroína, la morfina y la codeína, entre otras sustancias. Su cultivo es ilegal en todo el mundo aunque países como Afganistán (primer productor mundial y que este año ha producido una cosecha récord de 8.000 toneladas de opio para alimentar las redes mafiosas del tráfico de estupefacientes) basen buena parte de su economía en las plantas de adormidera.
Cuando caen las hojas de la 'Papaver somniferum' (el nombre lo dice todo), aparece una cápsula repleta de semillas. Si se raja una de ellas con una navaja aparece el látex, blanquecino, de donde se obtiene el opio y que en contacto con el aire se vuelve marrón. Recolectadas y tratadas por la industria farmacéutica, de las adormideras se obtiene la morfina (empleada para aliviar el dolor de enfermos y agonizantes), la codeína (analgésica y usada como antitusivo en jarabes), la tebaína, la papaverina ( vasodilatadora y antiespasmódica) y la naxolona, antagonista de los opiáceos y utilizada en tratamientos de desintoxicación, explica María José Alonso Osorio, vocal de Plantas Medicinales del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona.
El cultivo legal del opio sólo está autorizado en seis países: India, Turquía, Australia, Francia, España y en la antigua Yugoslavia y se encuentra regulado desde 1961 por la Convención Mundial sobre el Uso de Estupefacientes y por un protocolo signado en Nueva York en 1975.
España produjo 24 toneladas de morfina en 1999, lo que supuso el 6% de la producción mundial liderada por India con 143 toneladas. Las principales áreas de cultivo de amapola están en Andalucía, con 4.000 hectáreas. Allí, la plantación de adormidera se inició en los 80 y constituye un recurso importante para los agricultores de la zona debido a su alta rentabilidad.
Sin embargo, dedicarse a plantar y recolectar amapola no es una tarea sencilla ya que se encuentra sujeta a multitud de controles (memoria justificativa, extensión, localización, certificado de la alcaldía) y su crecimiento es vigilado por la Policía y la Guardia Civil. Para evitar el pillaje, en España se cultiva la variedad 'nigrum', que apenas produce látex si se hiende la cápsula y que obliga a un tratamiento industrial para la obtención del opio. Las semillas (pequeñas bolitas negras) se usan en repostería y aparecen en panes integrales. Antes, las cápsulas se ponían bajo las almohadas de los niños y servían para hacer infusiones relajantes. Lo dicho, el opio del pueblo.